Cómo Bajar la Tensión Arterial en 5 Semanas

Muchas personas en todo el mundo sufren problemas relacionados con la presión arterial. Uno de los más comunes es la hipertensión arterial, o HTA. Numerosos estudios han demostrado que cuanto más alta es la presión arterial, mayores son las posibilidades de sufrir enfermedades cardiovasculares. Por tanto, se trata de una afección muy seria que puede acarrear terribles consecuencias.

Para poder evitar las enfermedades asociadas con la hipertensión, es necesario mantenerla en unos valores considerados normales, y en el caso de la hipertensión, bajarla lo que sea necesario. La hipertensión es una de las enfermedades más frecuentes en nuestro país, especialmente en su vertiente crónica. En general, la hipertensión arterial supone la primera causa de muerte en occidente.

Sufrir de tensión alta puede desencadenar cardiopatías, infartos de miocardio, así como ictus cerebrales, entre otros muchos problemas de salud. Esta afección prevalece en su mayoría en los grupos de edad que superan los 60 años, aunque los grupos poblaciones de menor edad también están en riesgo de sufrirla. De hecho, cada vez son más las personas de menos de 30 años que sufren hipertensión.

Tomarse la tensión arterial una vez cada 2-3 meses es esencial

La tensión arterial, aunque varía a lo largo del día, debe mantenerse en unos valores promedio de entre 80-120 de presión sistólica (presión alta) y entre 60-80 de presión diastólica (presión baja). Todos los valores que no se encuentren fuera de estas cifras normalizadas pueden indicar un problema de tensión arterial y, por ende, un problema de salud. Los valores que se consideran precursores de la hipertensión son 120-140 en la presión sistólica, y 80-100 en la diastólica.

Para considerar que se sufre hipertensión se deben medir valores superiores a 140-90 al menos en tres ocasiones distanciadas en el tiempo. Es posible que la presión arterial se vea alterada durante temporadas a causa del estrés, pero se trata de circunstancias aisladas, no de un problema crónico, así que no debe ser un motivo de preocupación. Sin embargo, eliminar el estrés de nuestra vida es esencial para no sufrir de hipertensión en el futuro.

En este artículo analizaremos cuáles son los motivos más comunes de la aparición de la hipertensión y cómo podemos combatirla. Prevenir, como en todos los ámbitos de la salud, es siempre la mejor opción, pero si ya padecemos esta afección, es posible mantener a raya los síntomas y evitar que el problema afecte a nuestra salud de una forma más grave.

Causas y síntomas de la hipertensión

Las causas principales de la aparición de la hipertensión varían entre las genéticas y las ambientales. Por lo general, se trata de una afección que adquirimos con el paso del tiempo como consecuencia de nuestro estilo de vida y alimentación.

Otros desencadenantes de la hipertensión es el consumo de analgésicos comunes, la medicación basada en cortisona, los anticonceptivos orales, las bebidas y alimentos ricos en cafeína, el tabaquismo, el alcohol y las drogas. Es evidente que muchos de los causantes de que nuestra presión arterial aumente no son causas ajenas a nuestro control, y que podemos tomar medidas fácilmente para atajar el problema.

Uno de los causantes principales de la hipertensión, según numerosos estudios científicos, son los kilos de más. La ciencia apunta a la obesidad como uno de los mayores motivos de los desequilibrios en la presión arterial, especialmente la hipertensión. Las personas obesas tienen hasta 6 veces más posibilidades de sufrir hipertensión. Esta relación se hace patente cuando se puede asegurar que, por cada kilo de sobrepeso, la presión aumenta en 0,76 mmHg (milímetro de Mercurio). Se ha establecido que la leptina, la hormona del apetito, es la causante de esta relación entre la obesidad y la hipertensión.

Tabla con valores de tensión arterial (sistólica y diastólica)

Aunque las personas afectadas por la hipertensión no suelen informar de los siguientes síntomas, cuando la enfermedad ha alcanzado cierta gravedad, pueden llegar a padecer las siguientes dolencias: Dolor de cabeza, Mareos o Inquietud y nerviosismo.

Sin embargo, es muy importante recalcar que la presión arterial es una enfermedad prácticamente asintomática, es decir, que no muestra síntomas evidentes; de hecho, se la conoce como “la muerte silenciosa”. Cuando se manifiesta, suele ser en forma de accidentes cerebrales y vasculares, no dando espacio a la prevención. Por este motivo, es esencial controlar la presión arterial, aunque nos encontremos bien, ya que puede aparecer en cualquier momento y sin avisar.

Cómo reducir la tensión arterial

Para combatir la tensión arterial tenemos que lograr reducir los valores de la presión hasta que se establezcan entre los valores normales. Para ello, lo esencial es modificar nuestros hábitos y construir un estilo de vida saludable, siguiendo los siguientes consejos:

  1. Reducir el consumo de sal, no sólo cuando cocinamos, sino también vigilando los alimentos preparados que consumimos y revisando el contenido en sal de los productos que se indica en las etiquetas.
  2. Disminuir las grasas saturadas y el colesterol, aumentando las verduras y la fibra soluble en nuestra alimentación. Debemos optar por proteínas vegetales, como las contenidas en las legumbres, y decantarnos por los carbohidratos de cereales integrales.
  3. Moderar el consumo de alcohol.
  4. Abandonar el tabaco completamente. Ninguna cantidad de tabaco es beneficiosa en los casos de hipertensión, ni siquiera un cigarrillo de vez en cuando.
  5. Reducir los kilos de más, especialmente si existe obesidad.
  6. Realizar ejercicio físico de forma regular. Como es bien conocido, la actividad física nos ayuda a mejorar la salud manteniendo a raya la mayoría de las afecciones más comunes. Sus numerosos beneficios se pueden experimentar llevando una vida con más movimiento, no siendo necesario realizar ejercicios extenuantes que puedan llevarnos a lesiones.
  7. Reduce el estrés al que te encuentras sometido/a en tu vida diaria. Una forma fácil de lograrlo es, precisamente, a través del deporte.
  8. Mantener un registro semanal de la tensión. Para ello podemos acudir a una farmacia, o adquirir un tensiómetro para usarlo siempre que lo necesitemos.
En caso de no disponer de un tensiómetro, se debe acudir al médico

Muchos de estos consejos son fáciles de aplicar, realizando sencillos cambios en nuestro día a día, aunque otros requieren de un poco más de esfuerzo, como es el caso del adelgazamiento en los obesos o abandonar el tabaco en los fumadores crónicos. Sin embargo, nuestra salud y nuestra vida depende enteramente de que lo logremos.

La solución definitiva para bajar la tensión alta

A pesar de que muchas de las recomendaciones anteriores son fáciles de llevar a cabo, no siempre resulta fácil lograr bajar la tensión arterial. Sin embargo, existe un producto capaz de ayudarnos a conseguir estabilizar estos niveles sin tener que recurrir a medicación agresiva ni otras terapias. Este producto es Recardio.

Recardio es un producto destinado a las personas con problemas de hipertensión, cuyas vidas están en riesgo alto. Estas cápsulas suponen una solución definitiva en el tratamiento de la hipertensión arterial, de la eliminación de la arritmia y la disminución del riesgo de sufrir trombosis venosa.

Recardio

  • Precio actual: 39€ (50% de descuento)
  • Precio anterior: 78€
  • Valoración: (407 opiniones)
  • En stock - Envío gratis - Paga al recibirlo
Comprar Recardio
OFERTA

Con la reducción de la presión arterial, los pacientes lograrán eliminar el riesgo de sufrir infarto de miocardio e ictus asociados a una hipertensión crónica, entre otros muchos accidentes cardiovasculares provocados por la enfermedad. El contenido en biflavonoides de Recardio normaliza la presión arterial en tan sólo 6 horas, ayudando a recuperar la tonicidad y flexibilidad de los vasos sanguíneos con un ciclo de tratamiento. Además, a diferencia de muchos medicamentos dirigidos al control de la tensión arterial, este, no tiene efectos secundarios.

Testimonios

Pablo González

Por cuestiones hereditarias, tengo disposición a la hipertensión, y de hecho a pesar de mi edad y de seguir todas las recomendaciones para mantener la tensión arterial normal, llevo ya años luchando por lograr mantenerla. Por eso recurrí a Recardio; en poco tiempo, logré tener una tensión normal. Ahora estoy mucho más tranquilo.

Manuel Rodríguez

Un amigo me habló de Recardio hace tiempo. Al principio no le presté atención, pensaba que lo de la hipertensión era algo normal, pero en mi última visita al médico por una gripe, este me habló de lo peligrosa que es en realidad. Compré Recardio enseguida y al mes mis problemas de hipertensión habían desaparecido. Estoy muy aliviado.

Julia Álvarez

Estoy sorprendida con los resultados que he tenido con Recardio. Me he tomado la tensión todos los días desde que empecé con el tratamiento y he visto cómo los valores se han ido equilibrando poco a poco, pero sin pausa, y no han vuelto a dispararse como antes. Incluso la baja, que normalmente suelo tener alta, está normal ahora.

Paula Díaz

Compré Recardio para mí y para mi marido, y ha sido la solución definitiva para los dos. Estábamos muy preocupados, tenemos hijos pequeños y la hipertensión puede tener consecuencias fatales. Además, trabajamos mucho, así que lo de relajarnos no nos es posible… Con Recardio nos bajó la tensión desde la primera semana, es increíble.

Mario Torres

Tuve que tomar medidas cuando me enteré de que tenía hipertensión. Mi padre nunca se trató la hipertensión y terminó falleciendo por infarto, así que no quería lo mismo para mi. Encontré Recardio en Internet, y al ver los ingredientes y las opiniones, lo compré sin dudarlo. Ahora tengo la tensión perfecta, y espero mantenerla así mucho tiempo.

Por qué debes comprar Recardio

La hipertensión afecta a 1 de cada 4 habitantes en el mundo, y la gran mayoría de quienes la padecen ni siquiera son conscientes de ello. Debido a este factor de desconocimiento, la hipertensión resulta aún más peligrosa que otras enfermedades con síntomas evidentes, ya que no somos conscientes de los riesgos que pueden estar acechándonos: los ictus, los infartos y la trombosis son algunos de los accidentes cardiovasculares provocados por una presión arterial alta, especialmente en sus vertientes más avanzadas y crónicas.

Con Recardio, tras sólo 5 semanas, la presión arterial volverá a sus niveles normales y se mantendrá en los valores adecuados para siempre (teniendo en cuenta que se lleva un ritmo de vida sano). Se trata de un producto que resulta seguro para pacientes de todas las edades, y sirve como tratamiento en todos los casos de hipertensión, sea cual sea su gravedad, tipo y causa.

Recardio ha sido especialmente formulado para ayudarte a combatir la hipertensión de forma rápida y definitiva. Sometido a pruebas estrictas, ha demostrado su eficacia para obtener todos los certificados exigidos. Entre sus componentes encontramos ortiga, espino, y una combinación de vitaminas como la riboflavina y la tiamina, sustancias naturales esenciales en el funcionamiento del organismo, y especialmente para el equilibrio de la presión arterial. Todos sus ingredientes proceden de proveedores certificados, lo que asegura una calidad superior, y se combinan en las dosis adecuadas para poder ofrecerte la mayor eficacia y los mejores resultados.

Haz click aquí para pedir Recardio y empezar a bajar tu tensión arterial ya >>

Recardio

  • Precio actual: 39€ (50% de descuento)
  • Precio anterior: 78€
  • Valoración: (407 opiniones)
  • En stock - Envío gratis - Paga al recibirlo
Comprar Recardio
OFERTA

Oferta válida hasta el 06/08/20
Producto limitado, en stock hasta fin de existencias

Comentarios

112 Comentarios
Ordenar por
Luis Rodríguez

Compré Recardio a través de la web hace más de un mes y medio ya… En mi última visita al médico, me dijo que tenía la tensión estabilizada. Ha sido una alegría, porque llevaba mucho tiempo con la tensión disparatada y con mi edad ya no puedo permitírmelo. Mi familia llevaba tiempo insistiendo y no quería retrasarlo más. Es fantástico.

Me gusta · Responder · hace 1 día
Rocío Morales

Yo tengo la tensión alta desde siempre, igual que mi madre, así que supongo que se trata de algo hereditario. Ella falleció a causa de un ictus cuando yo aún era joven, y yo no quiero que mis hijos sufran lo mismo que yo cuando la perdí. Recardio me ha ayudado a estabilizar en pocas semanas, y espero mantenerme así. Gracias al equipo de Recardio, han sido mi salvación!

Me gusta · Responder · 2 · hace 2 días
Diana Reyes

Buenas tardes, yo lo he comprado tanto para mí como para mi marido, ya que ambos sufrimos de hipertensión, aunque él más que yo. Después de un susto decidimos ponernos serios. Aunque ya seguimos las recomendaciones normales, como evitar la sal en la comida y hacer ejercicio físico, nuestra tensión arterial seguía sin mejorar demasiado, así que recurrimos a Recardio. Los dos nos tomamos la tensión a diario y ahora sí está normal. Lo recomiendo enormemente, además es natural.

Me gusta · Responder · 1 · hace 2 días
Héctor Prieto

Recibí mi Recardio hace semanas y en seguida noté la mejoría. Recomiendo a todas las personas que sufren de hipertensión que lo prueben, la presión arterial alta es muy peligrosa y es difícil mantenerla a raya, especialmente si es crónica como la mía. Sufrí un infarto hace años y sé que de no mejorar, hubiera sufrido otro muy pronto. Hasta mi médico se ha sorprendido. Saludos a todos!

Me gusta · Responder · hace 3 días
Arturo Ramos

No tengo palabras para agradecer a los productores de Recardio lo que han hecho por mí. Los resultados son increíbles, mucho más rápidos que cualquier otro medicamento no natural y además más duraderos. Lo tomé hace meses y sigo teniendo la tensión normal. Es un alivio enorme saber que estás fuera de riesgo de infartos y demás. Lo recomendaría a cualquiera, de verdad. El tensiómetro ya no es algo de lo que me preocupe.

Me gusta · Responder · 2 · hace 4 días
Plugin de comentarios de Facebook